Amas de casa en el ajetreo navideño

Escribo con uno de mis lápices preferidos en una gruesa libreta que hice yo misma para que se adaptara a lo que yo quería. Escucho y veo videoclips en las pantallas que la cafetería tiene repartidas por el local, esencialmente para ver deportes. Despreocupada. Sin prisas. Esencialmente relajada.

Aflora en mí un sentimiento de culpa porque estoy sentada al lado del gran ventanal y las veo corretear por la calle, arriba y abajo, y a todas horas. Estas fiestas les exigen mucho, y ellas abnegadas que son, lo quieren dar todo. A la floristería porque la mesa tiene que lucir espléndida. Al super para las vituallas. Cuántas veces habrán ido estos días. Sí, merecería la pena hacer una lista. Para la próxima vez. Hasta frecuentaron la ferretería para mercar una cacerola que se adaptara mejor al tamaño del redondo de ternera. Coincidí con alguna en la librería que, con su nieto de la mano hacían acopio de golosinas y algún libro para hacer más entretenidos los días.

Pero seguramente lo más difícil, la misión más complicada que tuvieron que afrontar fue la conciliación familiar. Su hija que no soporta a su cuñada porque…da igual el porqué. Su hermano que haga lo que haga va a estar mal, le va a buscar fallos. El tipo de patatas no eran las adecuadas para el puré, la carne no estaba en su punto de sal… y así hasta el aburrimiento.

Pero había aprendido a hacer oídos sordos, buscar con la mirada a sus afines y reafirmarse en su bondad, en su tolerancia. Cualidades que, ni de largo, tenía el energúmeno.

En fin. Se lo merecen, todos los elogios y el reconocimiento son pocos. Va por ellas.

Que 2018 nos permita que la tolerancia sea la tónica predominante.

Nota de la autora: Ya os lo dije, tengo muchas ganas de escribir!

Anuncios

2 comentarios en “Amas de casa en el ajetreo navideño

  1. Siempre digo que mejor tomarse el ajetreo navideño con calma, pero… claro !! Como en mi casa en estas fechas somos “los de siempre”…

    Seguro que estas abnegadas reciben las visitas de comensales que no viven en casa… o incluso están fuera !!

    P.D: No estaría mal ver tus relatos en “versión original”; publicando una foto de la correspondiente página de libreta con su manuscrito…

    Me gusta

    • Muchas veces ni eso hay. Voy escribiendo lo que surja. Pero sí, mi libreta es un tesoro.
      Hoy le comentaba a Guille si recordaba cómo se llamaba el color del borde de las tazas, nos gusta comer en tazas, que habíamos mercado al ferretero de Camariñas. Rojo carruaje. Estaba escrito en mi libreta, yo jugaba con chuleta!!
      A veces solo hay una palabra escrita, o un pequeño dibujo. Una cosa lleva a la otra, y sé que cuando lo lea o lo vea apuesto por una sonrisa.

      Gracias por tu comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s