Nublado, asomando un día brillante

“Te he guardado té chai para una ocasión especial”

A Clara la frase la emocionó tanto que las lágrimas asomaron a sus ojos. Su hijo, su tesoro.

Normalmente se veían cada tres, cuatro meses, y lo más que compartían eran unos días en navidades y ocasioalmente algunos en verano. El azar propició esta vez un regalo en forma de dos meses de compartir vida, la vida cotidiana, y aún más, vacaciones juntos.

Ahora pasará mucho tiempo, tal vez un año, tal vez más en que sus momentos se crucen, pero fue tan hermoso, tan gratificante, tan lleno de carcajadas, de comentarios, de hacer la compra juntos, cocinar, contemplar el mar, que piensa, desde el minuto uno en que se fue, que toda ella atesora tan buenos momentos y sensaciones que este tiempo pasará como un suspiro y de nuevo volverá.

La ocasión especial para tomarse el chai es hoy. El primer día con nuevos proyectos, energía y tranquilidad a raudales. Una mujer zen con una sonrisa y un té chai en la mano mirando al jardín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s