Un niño feliz

Sentadito con su mamá miraba el mar, con la mano derecha se rascaba la rodilla y con la mano izquierda chupeteaba una onza de chocolate . Todo el tiempo del mundo era para él. Unos cinco años de tranquilidad y saber estar.

A su alrededor los demás infantes se desgañitaban, unos porque querían irse, otros porque no, los más querían volver al agua, unos pocos se empeñaban en llenarnos a todos de arena, y nuestro niño zen pasando de todo.

Sus ojos fueron a dar con una niñita rubia que había llegado a la playa con sus hermanos y su papá en lancha. Sus hermanos se entretuvieron con otros niños haciendo un gran canal y ella pasó todo el rato al lado de su papá acariciándole la espalda, contándole cosas en voz bajita, recogiendo conchas en el espacio circular que dibujaba su brazo. Feliz.

Y se miraron.

Anuncios

4 comentarios en “Un niño feliz

    • Por el momento “me gusta más picotear de flor en flor” aunque estoy dándole vueltas a una historia que tal vez sea larga. Lo que surja.
      Muchas gracias por comentarme, fue un placer leerte.

      Me gusta

  1. Sí que me gustaría escribir algo más largo, pero se me cruzan por el camino otras historias y allá voy.
    Tal vez en invierno al calor del hogar, en chanclas como que me cuesta más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s